7/12/12

Madrid Capital Europea de la Cultura Año 1992. Museo de Reina Sofía

votar
El 24/11/1992 España emitió una serie compuesta por cuatro sellos de valor facial de 17 pesetas y una sobretasa de 5 pesetas , además de un sello de valor variable, para conmemorar que Madrid fue nombrada Capital Europea de la Cultura en el año 1992.

Los 4 sellos representan:

-El Museo Municipal

-El Museo del Prado.

-El Museo de Reina Sofía
 


Y un sello de valor variable Klüssendorf que representa el logo del evento.

La Capital Europea de la cultura es un título conferido por el Consejo y Parlamento Europeo a una o dos ciudades europeas, para que un año muestren su vida cultural. El proyecto Ciudad Europea fue desarrollado en el Consejo de Ministros del 13/06/1985, por iniciativa de Melina Mercouri.

En el año 1992 Madrid fue Capital Europea de la Cultura y para conmemorar dicho evento se emitió una serie filatélica y un sello de valor variable.

Quiero centrarme en hablar de los motivos que representan los sellos, y por eso desarrollare una serie de artículos para hablar de ellos.

El otro día hable del Teatro Real, que puedes consultar pinchando aquí, hoy voy a hablar del Museo de Reina Sofía

En el año 1990 se abrió el Museo Nacional de Arte de Reina Sofía dedicado al arte moderno y contemporáneo. Aunque el edificio sufrió varios avatares hasta su apertura.

El edificio que alberga el Museo fue el antiguo Hospital de San Carlos mandado construir por Felipe II. Este monarca en el siglo XVI centralizó en este edificio los hospitales que estaban dispersos por la corte.
 

Transcurre el tiempo hasta el siglo XVIII cuando Carlos III, al ser insuficiente las instalaciones de la ciudad y acorde con las distintas reformas que manda este monarca decide una nueva fundación.

Fue realizado por los arquitectos Juan de Hermosilla y Francisco Sabatini, aunque Francisco Sabatini realizo la mayor parte del proyecto.

El reinado de este soberano, que pasara a la historia con los sobrenombres de “Rey Albañil” o “El Mejor Alcalde de Madrid”, coincide con el auge de la Ilustración en España. Continuando con los principios de los Ilustrados y con el afán de dignificar esta ciudad, se construyeron un gran número de edificios, tales como la Casa de la Aduana, El Observatorio Astronómico, fuentes como la “Fuente de la Alcachofa”, “Neptuno”, “La Cibeles”; se emprendieron reformas urbanísticas como la mejora de la Calle de Alcalá. De esta etapa destacan personajes como Ventura Rodríguez o Juan de Villanueva, pero el protagonismo más destacado, lo tuvo, Francisco de Sabatini, a quien Carlos III, ya conocía con anterioridad, porque Sabatini participo en la construcción del Palacio Real de Casarta, mandado edificar por el entonces Rey de Nápoles Carlos VII, que por una serie de circunstancias históricas, que se escapan al ámbito de este articulo, se convertiría en el Monarca español, Carlos III.
Sabatini llega a Madrid en el año 1760 y desde esta fecha hasta el año 1797, cuando fallece en Madrid, el arquitecto desarrollo su trabajo en España. Realizó un gran número de monumentos, destacando uno de los principales referentes turísticos de esta ciudad, la Puerta de Alcalá. Pero la obra de este ingeniero militar y arquitecto no solo puede reducirse a estos monumentos, sino que su actuación abarca también proyectos urbanísticos, palacios, edificios civiles, hospitales, conventos, caminos, etc. Aunque es frecuente relacionar la Ilustración con el Neoclasicismo, sin embargo el estilo de Sabatini esta más cerca del Barroco Tardío, que del Neoclasicismo y su obra puede considerarse de transición entre los dos estilos.

Centrándome nuevamente en este edificio puede mencionarse que en el año 1788 las obras de Sabatini se paralizan por la muerte de Carlos III, el edificio siguió siendo un hospital aunque solo se hubiera acabado un tercio del proyecto de Sabatini.

El edificio sufrió diversos avatares hasta que en el año 1965 se clausuro el hospital, ya que sus funciones fueron desempeñadas por la Ciudad Sanitaria Provincial de Madrid. A pesar de que hay rumores de que se va a demoler el edificio logra sobrevivir, en el año 1977 es declarado Monumento Histórico Artístico.

En el año 1980 se inicia la restauración del edificio realizada por Antonio Fernández Alba. En 1986 se abre el Centro de Arte Reina Sofía, empleándose las plantas 0 y primera del antiguo hospital como sala de exposiciones temporales.

A finales de 1988 José Luis Iñiguez de Onzoño y Antonio Vázquez de Castro, realizan las últimas modificaciones del edificio, destacando las 3 torres de acero y vidrio, diseñados conjuntamente con Ian Ritchie.

Por el Real Decreto 535/88 de 27 de mayo de 1988, se creaba el Museo, que dependía del Ministerio de Cultura, y con sede en el antiguo Hospital de San Carlos de Madrid, y con los fondos provenientes del Museo Español de Arte contemporáneo. El 10/09/1992 los Reyes de España, Juan Carlos I y Sofía, inauguraban la colección permanente del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que hasta entonces había acogido exposiciones temporales.